domingo, 30 de diciembre de 2012

¿Por qué bailar Danza Oriental? Beneficios de la Danza del Vientre.

Una de las causas que creo que me acercó a la Danza del Vientre, fue entre otras cosas, una lesión de rodilla que tuve, una condromalacia rotuliana (una erosión del cartílago que abraza la rodilla, produciendo inflamación y dolor) que en ese momento y después de bailar mucho y muy fuertemente, digamos que "me frenó" en seco.

No es a mi modo de verlo "una danza agresiva", está supeditada a los límites del cuerpo y no al revés, por lo tanto, no llevamos los músculos ni las articulaciones al extremo, si no al nivel que cada fisonomía.

Las rodillas están casi todo el baile en semi-flexión, lo que protege a tendones y ligamentos de movimientos bruscos, otro punto característico es el trabajo del suelo pélvico al bailar con la cadera basculada hacia adelante, se trabaja toda la musculatura interna y la zona abdominal, evitando dolores lumbares y problemas posturales.

En definitiva, creo que es por ello, por su universalidad, por lo que esta danza ha triunfado tanto en los últimos años, ya no se tiene que ser bailarina para bailar, se es bailarina porque se baila, que es algo muy distinto, una danza para todos, un gran regalo que ha sobrevivido a todas las vicisitudes.



miércoles, 19 de diciembre de 2012

Clases de Danza Oriental en Vallecas y Moratalaz

Clases de Danza del Vientre en Vallecas (Zona de la Albufera)

Academia Muévete
Calle León Felipe, 3
Horario: Miércoles de 21:30 a 22:30
Precio: 12´50 euros



Inscripciones para las clases de Moratalaz:
Si eres de Moratalaz y quieres bailar la Danza del Vientre, puedes apuntarte del 20 al 28 de Diciembre en el Centro Juvenil de Moratalaz, en la calle Fuente Carrantona, s/n.
L y x y m y j de 4 a 5 de la tarde.

lunes, 10 de diciembre de 2012

¿Se puede vivir solo de la danza?

Llevo mucho tiempo dándole vueltas a un tema que me atañe a mí y a muchas más profesionales de este campo, y es sobre hasta qué punto solo se puede vivir de la Danza, por lo menos en España. Por lo que observo, la mayoría de profesionales tienen una carrera universitaria o formación complementaria a la danza, y cada vez menos profesoras se animan a abrir su propia academia de baile. Pagar autónomos, el alquiler de un centro o incluso de las salas esta cada vez más complicado. Lo más  demandado es trabajar en algún centro, ya que es menor la responsabilidad frente a dirigir una academia  también se nota que con la crisis la afluencia a las clases es menor, ya no solo por la crisis económicas sino por el sentimiento general que procede de ella. Cuesta más salir de casa e ir a clase aunque luego se salga mucho mejor tanto a nivel físico como anímico.
También pienso que hay dos vidas entre comillas: la vida matinal donde la bailarina o bailarines se dedican a trabajos más convencionales, y que normalmente le aportan el groso de sus ingresos y vivir y subsistir en una sociedad donde todavía la danza es el hermano segundón de los oficios. La otra vida, es la vespertina donde la bailarina da sus clases o baila en teterías o restaurantes. Una esquizofrenia vital y laboral necesaria para poder ser lo que amas y poder llegar con algo de solvencia a fin de mes.

domingo, 11 de noviembre de 2012

Lo que siento al Bailar...

A veces les pregunto a mis alumnas en clase sobre qué sienten ellas al bailar, al subir al escenario y qué les gustaría transmitir a la hora de bailar al público. Siempre se quedan muy extrañadas con mi pregunta y se quedan un buen rato pensando en la posible respuesta.
Creo que nadie me  ha hecho esa pregunta nunca pero si tuviese que decantarme por alguna confesión creo que sin duda diría que la danza oriental me ha hecho despojarme de muchos miedos y prejuicios en base a mi cuerpo.

Normalmente, las mujeres no estamos familiarizadas con nuestro propio cuerpo y a su desnudez, vernos el vientre, el torso, los muslos etc. no debía ser un momento incómodo sino un disfrute, y al unirlo al capricho de la música, nueatro cuerpo puede liberar una sensación plena y muy satisfactoria, en definitiva desde que empecé a gozar de mayor salud y bienestar.
Y que no hay mejor filosofía que decir:
Que nos quiten lo bailao'.

miércoles, 7 de noviembre de 2012

Diferencias entre bailar en un restaurante y un escenario

Hay dos sitios principales donde puede desarrollar una bailarina su vocación actuando.
Estos sitios actualmente, pueden ser los escenarios o las teterías y restaurantes, si preguntas a las bailarinas puedes encontrar opiniones diversas, hay gente que se siente más cómoda en un ámbito o en otro. Bailar en un restaurante o tetería, por ejemplo, depende de más factores de los que una persona pueda controlar: tener contactos con establecimientos dedicados a ellos, que les guste tu baile... Hoy en día hay mucha oferta de danzarinas y la gente muchas veces lo ve como una salida fácil y una manera de sacarse un sobre-sueldo, y en estos tiempos no vamos a negar que no sea una alternativa atrayente, aunque os doy un consejo, aunque os paguen, intentad no sólo bailar por dinero, encontrad en la danza otro aliciente, no digo que bailéis gratis, pero que esa no sea vuestra primera motivación para bailar en un sitio. 
A mí personalmente, me gusta bailar encima de las tablas como a nivel de los espectadores, creo que ambos decorados aportan distintos sentimientos.
El escenario te hace grande, simplemente por su emplazamiento, uno ya se siente enorme  los pocos apuntan hacia a ti y la gente ha ido solo a verte, a ver una actuación, te pierdes la cara y la expresión de la gente, muchas veces solo oyes la música y nada más, estás bailando hacia ellos pero como si estuvieras aisladas, es  otra dimensión, la llamada "cuarta pared".
Otra diferencia, interesante bajo el punto de vista de la bailarina, es que en el escenario al tener un buen espacio escénico, puedes desarrollar una coreografía, al contrario que una tetería o restaurante donde se tiende más a las improvisación a interactuar más con el público, se tiene más contacto visual, y nnormalmente te toca sortear a los camareros que sirven las mesas y las mismas mesas. No dgio nada si encima es el momento de las shishas y tienes que tener más cuidado porque sobrepasan bastante la altura de la mesa y puedes rozarla con un brazo o se bailas con velo, sobre todo.

lunes, 15 de octubre de 2012

La Danza Oriental no es para mí...

La danza oriental no es para mí...
En estos años que he estado dedicándome a la docencia, ha habido gran cantidad de gente que me ha dicho esta frase. Creo que esta frase conlleva ya algunos prejuicios que no ayudan a probarla e involucrarte en ella.
Debo aclarar, para ser justos, que cuando mis amigas me incitaron a probarla por primera vez pronuncié la misma frase. Yo venía del Jazz y del moderno, de un baile muy distinto a este y la verdad es que no me veía para nada identificada con la feminidad y dulzura que a primera vista me inspiró esta danza cuando la vi.
Yo me veía más masculina bailando, más agresiva, más urbana, y pensaba que era bonita verla pero que de ningún modo podría insertar esa manera de sentir y esa música dentro de mí. Por eso, es que cuando alguien me dice que no sé ve bailando Oriental, lo comprendo perfectamente... pero de igual modo, pienso que hay que atreverse a penetrar en ella, quitars las trabas que siempre dejamos que vayan por delante, sólo te ivito a que pruebes una clase, a que dejes, y te permitas, ser protagonista bailando y no sólo como espectador o espectadora. Date una oportunidad para conocerla y darle cabida a tu modo en tu propio cuerpo y manera de sentirla e interpretarla.
Porque te aseguro que yo no me arrepiento de haberme animado finalmente y haber visto que sin ninguna duda...
La danza del vientre Sí era para mí...

sábado, 6 de octubre de 2012

Entrevista a Cristane Azem


Entrevista a Cristane Azem

Por Jessica León

Nota: Hace unos meses tuve que hacer un trabajo para la Universidad donde tenía que entrevistar a alguna personalidad que admirase sobre algún campo en concreto y elegí a Cristiane Azem, la cual creo que no deja de innovar con sus enseñanzas y arte el mundo de la danza. 
Como pensé que era un regalo tener el extracto de sus palabras plasmadas y a mí me habían servido enormemente, le pregunté si me dejaría publicarlo en esta bitácora, y aunque no suele conceder entrevistas a blogs, accedió a que pudiera compartirlo con todos vosotros, gracias.


Cristiane Azem, es una persona grande. Entra por la estancia de su estudio ubicado en el madrileño barrio de Tirso de Molina y despide una presencia abrumadora al entrar a su clase, donde las alumnas la esperan, ávidas de esa clase magistral que están a punto de recibir con la maestra.
Nació en Brasil, bajo raíces libanesas e italianas que modelaron su forma de sentir, vivir y bailar. A los 25 años llegó a Madrid, trayendo un poquito de esa gran mezcla cultural y artística a nuestros teatros.
Cristiane es de esas personas que arrasan, en el buen sentido de la palabra, Cristiane es capaz de allanar una cordillera a su paso, o producir un terremoto y hacer de Madrid un gran volcán en un momento. Enseña a bailar Flamenco, Danza Oriental, Danzas Romaníes y enseña sobre todo a sus alumnas a darle el lugar y el protagonismo a esa disciplina milenaria, que es la Danza y que ella sabe convertir en Arte.

* ¿Con qué edad comenzaste a bailar?
Empecé a bailar con 12 años en Brasil, ballet “moderno”, que en la época era algo que se enseñaba a chicas que eran demasiado jóvenes para ir a jazz, la técnica era de clásico pero las músicas modernas.

* ¿Qué te aportó la danza para conseguir  “engancharte”?
Yo ya estaba “enganchada” a la danza antes de ir a la escuela de ballet… Desde muy pequeñita no podía contener el bailar sin parar cuando una música me emocionaba…Y solía sentar a toda la familia para que me vieran…¡¡Hacía unas improvisaciones de cuidado!! (Risas…)

* Estudiaste Historia del Arte mientras seguías bailando, ¿cómo hacías para conciliar ambas disciplinas?
Estudié Historia durante 7 años en la Universidad…no era nada fácil de conciliar… ¡pues eran miles de libros los que tenía que devorar y digerir! Tenía muchas ojeras…volvía a casa de los ensayos de danza casi durmiendo al volante…pero ha valido la pena. Lo que hoy soy y hago en danza se debe a las miles de horas de la carrera de Historia.

* Te inclinaste por la Danza Oriental, ¿por qué? ¿Qué es lo que diferencia de otros estilos de baile?
Me “incliné” por la Danza Oriental para “comer” (Sonríe) En realidad la danza oriental siempre ha estado en mi vida a través de la música y de la cultura árabe ya que soy de familia libanesa. Pero en realidad, mis estudios de danza en Brasil me han llevado al flamenco. A los 24 años mi maestra de flamenco y expresión corporal me pide ayuda con la danza oriental (que yo nunca había estudiado formalmente) y entonces me doy cuenta de lo que sabía y podía hacer… al cambiarme a España se transforma en mi medio de vida…por cosas del destino me ofrecen nada más llegar dar clases de Danza Oriental….y con cierto miedo yo lo acepto… porque yo era profe de flamenco en Brasil….pero resulta que las clases van de maravilla y la danza Oriental va ocupando poco a poco mi pasión por la Danza.


* ¿Tiene algún hándicap dedicarse a la danza? ¿Has tenido que renunciar a algo en tu vida por la Danza?
Hay muchos… por la danza se renuncia a muchas cosas de la vida privada… siempre estás ensayando o estudiando cuando no estás trabajando para vivir…o sea, tu vida social y afectiva se ven mermadas por tu cansancio y falta de tiempo…

* Si tuvieses que darles un consejo a tus alumnas, ¿qué las recomendarías? ¿Por dónde deberían “empezar el camino” para ser profesionales?
El camino para ser profesionales empieza con la constancia. Hay que  caminar con determinación por muchos años….la gente va demasiado deprisa….abren una web…se compran un traje y ya está….pero no es así.  En la danza más que todo se hace el camino al andar…no se crea la “profesional” del humo.  Mi consejo es vive tu sueño,  el es posible. Pero vente a clases siempre.

* ¿Cómo ves el panorama de las artes escénicas  en España? ¿Crees que se valora lo suficiente la Danza o aún hay que seguir labrando el camino?
Hay muuucho camino por labrarse en España. El panorama de la danza es difícil aquí.  Sí. Comparado a muchos países, incluyendo paises del tercer mundo como Brasil,  hay un desnivel en muchos ámbitos… Hacia menos, y a nivel institucional quiero decir.  La danza no está institucionalmente valorada en España.

* Has tocado casi todos los palos, el flamenco, la danza oriental, danzas gitanas, burlesque… ¿Te queda alguna modalidad más por explorar?
En los 30 años que llevo estudiando danza es verdad que ya he tocado muchos estilos….y en realidad mi trabajo en la Danza Oriental está bastante influenciado por esa vivencia con varios géneros dentro de la danza. Sin embargo me falta siempre muuucho por aprender y explorar como lenguaje. Ahora mismo estoy en una búsqueda con el Butoh

* Dentro de tu bagaje profesional, ¿destacarías alguna anécdota en especial de alguno de tus shows que te haya marcado por algún motivo?
Hay una anécdota que la gente cercana siempre me vacila… ya que estoy loca por Camarón de la Isla desde que tenía 16 años en Brasil… y decidí bailar flamenco y venirme a España a consecuencia de esta pasión…
Un periódico en Galicia escribió: “Cristiane Azem…bla bla bla… que HA BAILADO CON CAMARÓN DE LA ISLA….bla bla bla” (Risas) ¡¡Si cuando murió yo seguía en Brasil todavía!!

* ¿Qué maestras o maestros te han influido? ¿Recuerdas alguna lección magistral de alguno de ellos?
La Maestra más importante de mi vida fue Paula Martins en Brasil, profesora de expresión corporal y flamenco, una joya de 70 años. Su lección Magistral: Pasión y Trabajo (enfatiza), horas y horas con los brazos al aire…pero siempre inspirada por el genio, por el duende, por la poesía…
Y aquí en España: Maruja Palacios, flamenco. Su lección magistral: la humildad. Maruja ha tenido a Baryshnikov arrodillado a sus pies después de verla bailando en “El Corral de la Morería”… sin embargo Maruja era una persona que a cada día iba a darnos su arte por tres horas seguidas con una sencillez y verdad absoluta…

* Si tuvieses que escoger entre enseñar o ser bailarina, ¿por qué te decantarías?
Si tuviera que escoger, elegiría enseñar.  La soledad de después de los fascinantes pero efímeros aplausos es triste…sin embargo, lo que se genera en las clases de belleza y complicidad dentro de las clases me da una felicidad más duradera y profunda.

* Como docente de Danza, ¿qué es más importante, una buena técnica corporal o “tener ese duende”? ¿Se baila más con el alma o con el cuerpo?
Las dos cosas. Sin una de ellas la danza no está completa.

* Ahora en tus nuevos proyectos has abierto el abanico de danzas orientales y has introducido las danzas romaníes en tus producciones, ¿qué novedades brindan bajo tu punto de vista? 
Desde mi primera producción profesional DROM nos dedicamos a las Danzas Gitanas. Y ahora con GÁLATA hemos profundizado en el Román que es la danza gitana típica de Turquía. Están muy vinculadas tanto a las Danzas Orientales como al Flamenco.  Es como un puente de unión entre varias culturas.  Bajo el punto de vista rítmico aportan una variación que no hay en flamenco que es el 9/8.  A nivel técnico aportan elaboradas combinaciones que no se hacen normalmente en la danza oriental…. Y a nivel poético, las melodías “romaníes” son desgarradoras y febriles a la vez… nos aportan fuego al alma.

* Si te doy a elegir entre el Cairo o Estambul, ¿con qué te quedas?
Si me das a elegir entre Estambul y cualquier otra cuidad, ¡me quedo con Estambul! (Sonríe)

* ¿Cuáles son tus próximos proyectos?
 Llevar a cabo una gira internacional con GÁLATA. Estrenar mis 3 nuevos Núcleos de Producción este año:  “Zyriab” (acerca de la España de las 3 culturas con música de Eduardo Paniagua)  “Night” (un espectáculo de Tribal Gótico y Butoh inspirada en Drácula de Bram Stocker) y Les Follies  París/ Berlín /New York (un espectáculo que cuenta la historia del Burlesc )

* Termina esta frase:
La Danza para mí es…
Un lenguaje… una forma de expresión del ser humano.
Pero sigo con otra frase:
Arte para mí significa dos cosas:
“Un espejo de nosotros mismos… y un paraíso artificial.”

viernes, 17 de agosto de 2012

Clases de Danza Oriental en Rivas 2012- 2013

Clases de Danza Oriental en Rivas 2012 - 2013
Este año se amplia la oferta de clases a los Sábados por la mañana, de 11:00 a 12:00 y de 12:00 a 13:00 horas.


sábado, 28 de julio de 2012

Del comprar y vender - Khalil Gibrán


Dijo un mercader: Háblanos del comprar y vender.
Y él respondió:
La tierra nos prodiga sus frutos con generosidad; pero a veces nosotros deseamos más de lo que cabe en nuestras manos.
La abundancia y la satisfacción proceden del intercambio de regalos con la tierra.
Pero cuando el trueque no se realiza con justicia y amor, no encontraremos sino hambre y codicia.
Ustedes, los mercaderes de mar, de los campos y de los viñedos, cuando se encuentren en el mercado junto a los tejedores, a los alfareros y a los que venden especias.
Hay que invocar entre todos al Espíritu de la Tierra para que se manifieste entre ustedes y santifique la balanza en que se pesan los valores.
No se debe tolerar que los perezosos participen en sus negocios porque ellos quisieran comprar el producto del trabajo tan sólo con palabras: a ellos deben decirles:
Vengan con nosotros al campo, o vayan al mar junto a nuestros hermanos a lanzar redes.
Porque la tierra y el mar serán igualmente generosos para todos.
Y cuando lleguen los cantores, los bailarines y los músicos, también hay que pagar sus ofrendas, porque ellos también son colectores de frutos y trabajan como cualquiera, aunque lo que producen está hecho de sueños, es alimento y vestido para el alma.
Antes de abandonar el mercado, debemos procurar que nadie salga con las manos vacías, porque el Espíritu de la Tierra no dormirá en paz sobre el viento hasta que no queden satisfechas las necesidades del último.

lunes, 2 de julio de 2012

Últimas actuaciones de Danza Oriental

Os dejo los vídeos de mis últimas actuaciones, espero que las disfrutéis tanto como yo he disfrutado bailando cada coreografía y compartiendo ese momento con el motor de la adrenalina en el escenario, el público.




lunes, 11 de junio de 2012

Intensivos de Verano de Danza Oriental



Intensivos de verano de Danza Oriental en Rivas- Vaciamadrid en Julio.

viernes, 25 de mayo de 2012

Bailando en el Restaurante Paraíso del Desierto

Os dejo una fotos de una de mis últimas actuaciones, en el restaurante Paraíso del Desierto, un restaurante situado en la madrileña calle de Doctor Esquerdo, 140.

Es un restaurante - tetería de dos plantas, la de arriba más dedicada al deleite de cachimbas y tés.
Es un sitio amplio y diáfano, lo que para una bailarina es toda una delicia, ya que es muy cómodo bailar.








miércoles, 2 de mayo de 2012

Estreno de Al-Debarán en Leganés

PRIMERA FUNCIÓN


Este 4 de mayo, estrenamos Al-Debarán en el Teatro José Monleón, Avda del Mediterráneo, 24, Leganés, a las 20:00 horas.

Sumérgete en una historia de magia, muerte y amor fraternal que nos traslada a través de la danza-teatro a épocas remotas, fusionando la tradición oriental con diversas expresiones artística. 
¿¿A qué esperas para adquirir tu entrada??
Una estrella que no podía faltar en el cielo, y menos en la tierra.

viernes, 20 de abril de 2012

Actuación en Talamanca del Jarama


Con motivo de las fiestas patronales, la "Asociación de Bailes de Salón de Rivas", se desplazó hasta Talamanca del Jarama para ofrecer un compendio de baile que iban desde el tango, el pasodoble, la rueda cubana o el novedoso "Shim Sham", también hubo hueco para distintas exhibiciones de Danza Oriental por parte de las alumnas de la asociación y la profesora.

Os dejo un vídeo de un solo de percusión que interpreté al final de la gala. Una pieza de darbouka del maestro egipcio Hossam Ramzy.
Espero que os guste.

jueves, 19 de abril de 2012

Actuación en la Tetería Atlas

A continuación os dejo unos vídeos de una actuación que tuve en la "Tetería Atlas" de Madrid, situada en la céntrica calle de Costanilla de los Desamparados , una de las bocacalles de la calle Atocha.
Esta tetería es un rincón casi paradisíaco que te hace olvidar el a veces tumultuoso Madrid. El aroma que emanan las shishas, y el olor que despiden los diferentes tés que preparan, te sumergen a una atmósfera árabe llena de encanto.
Como un detalle original, puedo nombrar una fuente que tienen en el salón principal que recupera el motivo del agua tan utilizado en la arquitectura y decoración árabe.
En esta ocasión, tuve el honor de poder bailar acompañada de un músico que cantaba y tocaba el órgano en directo, Shady, un teclista virtuoso y una voz capaz de abstraer a todo el público.
Espero que os guste:



domingo, 25 de marzo de 2012

Shokry Mohamed


Voy a hacer un viaje en el tiempo para rescatar uno de los mejores momentos, los martes por las mañana del año 2006, 2007. Recorría la geografía de sur a norte para ir a las clases de Shokry que impartía en Las Matas.

Mientras escribo escucho a los “Músicos del Nilo”, que me recuerda las melodías egipcias que oías a veces cuando entras por la puerta del jardín hacia la casa de Shokry y Rosa.

Recuerdo que el primer día llegué cargada de mil enseres y elementos para bailar, preparada para todo lo que pudiese demandar la clase. Yo llevaba mi velo, mi bastón, mis pañuelos de monedas, resumiendo, parecía el hombre orquesta. No llevaba aún ni un año entero bailando, pero ya sabía que quería dar clases con ese hombre. Esa convicción fue constatada en el Festival Raks Madrid de ese mismo año donde tomé cursos intensivos con Shokry, entre otros.

Bueno, pues sin más dilación, yo entré en la clase, empapada porque arreciaba una gran lluvia fuera, con mi mochila y mi bastón asido como bien podía y sobretodo, y tal vez eso fuese lo más importante, mucha, pero que mucha ilusión. La ilusión era motivada por algo que no sabría explicar con exactitud, una sensación de plenitud al ejecutar los movimientos y fundirlos con la música.

La jornada había sido ardua… Salí de casa temprano, me perdí en los transbordos del tren, en las Matas no encontraba la calle y cuando localicé la calle no supe que número era… En definitiva, llegué tarde y ya estaban tocando crótalos.

En cuanto vi a Shokry, sacó unos crótalos de un cajoncito y me los alargó. “Dios- pensé- pero esto cómo se coloca…- pensé algo presa del pánico… Mirando a mis compañeras me los puse como pude e intenté, debo decir con un éxito algo dudoso, seguir los ritmos con mis dedos. Nunca me había sentido tan perdida, pero al mismo tiempo, me sentía plena, llena y “en mi sitio”. El aroma que se filtraba en el aire despedía una fragancia a incienso y musk que nunca olvidaré. Las paredes de color morado, las fotos colgadas, la moqueta también violeta donde nos sentábamos.

Cuando terminó la clase me dirigí a Shokry, le dije que no sabía tocar aún los crótalos (una especie de castañuelas árabes, de cobre) y que aún no llevaba ni un año bailando oriental.

- Me he sentido perdida e insegura hoy, no sé qué me pasaba

- Estás empezando no pasa nada

- Bueno, ya volveré más adelante, puedo esperar Shokry

- Haremos algo, tomarás conmigo unos intensivos de crótalos y te incorporarás a las clases

- Muchísimas gracias, no sé como agradecerlo…

Él, humilde y llano como le recuerdo hizo un gesto quitando importancia al tema y muy serio me dijo:

- Sólo voy a decirte una sola cosa: “Nunca bailes con miedo”.

Cogí todos mis bártulos y me dirigí de nuevo a la estación de tren de “Las Rozas”, iba con la mochila llena de sueños, proyectos e ilusión.

A veces, el camino más largo se emprende sólo con ese equipaje de mano.

martes, 6 de marzo de 2012

La Rutina de la Bailarina


La bailarina no es un actriz que improvisa, no puedes salir al escenario "a ver qué pasa", aunque he de reconocer, que en alguna situación lo he hecho.

La bailarina prepara coreografías para sí misma y para sus alumnas, ensambla pasos y combinaciones que casen con la música, piensa en los trajes, piensa en sus desplazamientos, piensa en cómo motivar a las alumnas y cómo sacar los mejor de ellas, sin agobiarlas tampoco, es un compendio donde lo más primordial, al menos para mí como docente, es que se disfrute con danza, jamás sufrirla. Que la danza sea una disciplina que nos ayude a soltar lastres de la vida, pero que no se convierta en otra losa más.

Así me lo han trasmitido todos los profesores y maestros durante todos estos años de aprendizaje, y así procuro transmitírselo yo a la gente que acude a mis clases.

También, porque como alumna, no he querido volver donde me han tratado mal, humillado, o me han hecho pasar una clase tediosa, exenta de dinamismo y alegría, ya que pienso que la disciplina y la técnica en la danza, no tiene por qué estar reñida con un ambiente lúdico y de expansión.

En definitiva, creo que la danza no deja de ser un juego, donde la ficha es el cuerpo y los dados son la música, bailen y vean, el tablero es todo nuestro.

Jessica.


jueves, 23 de febrero de 2012

Esa amante mía, llamada Danza...


Solía tratarme con cierto desprecio a veces,

Como si no me conociese,

Como si yo misma me resultara ajena.

Solía esconderme de la oscuridad,

Sólo hacía amistad con el sol,

Huía de la noche,

Me escabullía de toda negritud vital.

Solía tratar con desprecio hasta los rizos que me caían en cascada,

Solía huir de sentir incluso,

De enamorarme,

Divorciada de la vida,

Mi esperanza enviudó tan joven,

Que las ropas blancas ocultaban el luto que vestía mi alma.

No sé en que momento todo cambió,

Tal vez,

La danza fue ese amor en segundas nupcias que me devolvió esa ilusión ahogada.

El primer amor es el que nos marca,

El segundo es el que nos compensa de las fragatas pasadas,

La danza ha sido durante años mi mejor compañera de viaje,

Y siempre sabe concederme ese regalo

Que debiera darnos el amor…

La Confianza.

Jessica.

lunes, 16 de enero de 2012

Rituales para antes de Bailar


Bailar en algún sitio es un acontecimiento siempre para mí.
Aunque no sea la primera vez, siempre siento que es como mi "primera cita" con la danza.
Como si fuese la primera vez, aunque ya haya bailado más veces en el mismo sitio. No importa.
Siempre vuelvo a sentirme nerviosa y ansiosa por vestirme con esa segunda piel de brillos y lentejuelas que usamos las bailarinas.
Siempre grabo un cd nuevo para cada actuación, porque según el día o el lugar, se me antoja bailar unas u otras canciones.
Busco mis mil trajes, todas las prendas reflectantes encimade la cama, esperando a ser elegidas o no para la actuación.
"Tengo que coger el bajo de esta falda" pienso mientras descarto mi última adquisición aún no tuneada para mis proporciones corpóreas.
"Necesito alfileres para este fajín" reflexiono conmigo misma mirando la prenda que nunca quiere adherirse y ceñirse a mi cintura y tengo que domar antes de salir a bailar.
Siguiente paso... ¡Maquillaje!
Sombra aquí, sombra allá, espera, que colores de vestidos llevo... Así no puedo ponerme hoy esta sombra porque no tiene sentido, bueno, bien, no queda rímel, ¿qué hago?
Se lo cojo prestado a mi hermana, que siempre tiene...
Perfecto, ya estoy lista.
Cierro la "maleta de los bolos" y me dirijo con cierto nerviosismo, que agradezco porque me llena de adrenalina al lugar del evento.
Antes de salir al escenario, miro hacia arriba intuitivamente, acaricio mis anillos y sonrío.
Mi último pensamiento antes de salir a bailar es:
"Qué suerte tengo de poder hacer lo que más me gusta"...

Jessica.