lunes, 21 de diciembre de 2009

Solo de Derbake


Solo de Derbake, improvisación. Está algo difuso porque había poquita luz, pero soy yo :)

¡Espero que os guste!

jueves, 10 de diciembre de 2009

Myriam Soler

No podía dejar pasar de largo a esta bailarina, y no nombrarla en mi blog, Myriam Soler, fue la primera bailarina de Danza Oriental que vi actuar, y puedo decir, que me asombró en su día, y nunca ha dejado de conmoverme cada vez que he vuelto a verla bailar.

Recuerdo como si fuera ayer ese momento, su danza, sus ojos, que han sido unas de las miradas más impactantes que he visto en una bailarina, y su dulzura y su fuerza a la vez bailando, y aunque han pasado ya varios años, sigue muy presente en mí esa primera actuación que presencié en el restaurante "La Princesa" de Madrid, y sobre todo, su gran magia.


Era mi primer o segundo año de aprendizaje en Danza del Vientre, y me sacó a bailar en una de las canciones, si no recuerdo mal, creo que fue la canción "Shik Shak Shok", cuando salí a bailar con ella recuerdo que me inundó un sentimiento de alegría y camadería; un baile compartido por unos instantes, y me miró a los ojos, me sonrió con esa gran sonrisa que la caracteriza y me dijo: -Preciosa.


Volví a mi asiento y ella seguía bailando, marcando los golpes de cadera, haciendo bailar los crótalos en sus manos y llenando el salón con su inmensa presencia.


La verdad sea dicha, me he escapado a verla bailar siempre que el tiempo me lo ha permitido y siempre me ocurre el mismo fenómeno cuando lo hago, se me dibuja una gran sonrisa en el rostro, porque es como ver tener por unos instantes el regalo de ver ese ángel y ese duende, que embauca a quienes tienen la suerte de poder presenciarlo.


Eiwa!

martes, 1 de diciembre de 2009

La Princesa de África




Desde que leí este maravilloso libro, escrito por la bailarina Sonia Sampayo, me quedé como absorta en un país que aún noc conozco, pero que gracias a ella, he podido por un tiempo, "visitar" de su mano.

Mi padre vio un día en la librería este ejemplar y le llamó la atención que lo hubiera escrito una bailarina de Danza Oriental y Africana, y cuando llegó a casa me lo comentó, sin dudarlo, me dirigí al establecimiento y adquirí el tesoro, que me mantuvo enfrascada en la lectura hasta que por desgracia llegó a su fin. Siempre he odiado que los libros que te enganchan y te aportan tanto se acaben tan rápido, y espero que Sonia, vuelva a deleitarnos con un segundo ejemplar.

No me había sentido tan identificada con un libro hacía mucho tiempo, con su forma de sentir la vida, la danza, y admirando el trabajo y la fortaleza de esta mujer. y sobre todo, a mi parecer, el coraje de compartir con nosotros un pedacito de su vida, de su corazón, de su visión de la danza y de lo que la rodea.

Sonia habla de Senegal y todo lo que significó para ella este país, del amor, de su relación, de cómo fue superando cada bache y sobre todo, de sacar partido a cada momento que nos trae la vida y como la danza fue compañera suya en cada momento, sobre todo en los duros, algo que creo que ha sido el salvavidas de algunas bailarinas, atarse los pies a la música para seguir adelante en momentos más difíciles de la vida.


Gracias Sonia.




viernes, 13 de noviembre de 2009

No, tú no sirves para bailarina

Por: Francisco Javier Nieves Aguilar. Periódico Expres


Una joven tomó clases de ballet durante su infancia y decidió que era el momento de convertir su pasatiempo en un una profesión; deseaba ser la mejor bailarina pero tenía que demostrar su talento.
Cuando llegó al teatro, en una gran ciudad donde se realizarían las evaluaciones de ballet, fue a los camerinos antes de iniciar la prueba y habló con el Director: “Quisiera llegar a ser una gran bailarina, pero no se si tengo el talento necesario” , le dijo... “Dame una demostración de lo que puedes hacer”, respondió el maestro.
Transcurridos cinco minutos la interrumpió, y moviendo la cabeza en señal de desaprobación le dijo: “No, no tiene lo necesario para ser bailarina”.
La joven llegó a su casa con el corazón roto; arrojó las zapatillas en un armario y nunca las volvió a usar.
Al paso de los años se casó, tuvo hijos y tomó un empleo en un supermercado. Años después asistió a una función de ballet y en la salida se encontró con el Director que alguna vez la examinó.
Ella le recordó su charla y le mostró fotos de sus hijos y platicó un poco de su vida, para luego decirle: “Hay algo que nunca entendí; ¿Cómo supo tan rápido que no tenía dotes de bailarina?”... El Director respondió: “No lo supe; tan solo le dije lo mismo que le digo a todas”... “¡Pero eso es imperdonable!, le reclamó la mujer. Pude haber sido la mejor bailarina; usted arruinó mi vida”... El maestro respondió: “No lo creo; si hubieras tenido los dotes necesarios y una verdadera vocación para bailar no habrías prestado tanta importancia a lo que te dije; y te habrías esforzado mas aún para mejorar día a día”.
Nunca podremos vencer cuando desde un principio nos sentimos derrotados, en la vida no solo el valiente o el veloz o el fuerte triunfan, tarde o temprano solo quien cree en sí mismo y nunca se da por vencido es quien vence ante todas las adversidades.

...

Personalmente, me encanta este cuento, y su moraleja. En general, hacer lo que uno quiere y le gusta no es fácil, tendemos a conformarnos con lo que la vida y sus circunstancias nos van imponiendo, y nos dejamos modelar por las vicisitudes de un día a día, a veces duro, para muchos. Creo que lo que realmente tenemos que mantener es el entusiasmo por aquello que hacemos, creer en ello, y en nosotros, creer que tal vez, sólo de esa manera, podemos aportar nuestro pequeño granito de arena al mundo, haciéndolo un poquito mejor, dar nuestra pincelada de color.

Creo que no sería quien soy si no bailara. Cuando te das cuenta, de que no podrías ser la misma persona si no hicieras algo que haces, o si has dejado de ser quien eras cuando abandonaste tu dedicación a algo, empiezas a concienciarte de algo, pase lo que pase, ese es tu camino.

Y el camino, amigos, es lo más importante. A veces, verás que había amistades cercanas, que no lo eran tanto, envidias, asuntos turbios, críticas a las espaldas, en los mejores casos. El mundo de la danza es como todos, imagino, pero a veces se convierte en una lucha encarnizada, salpicada de lentejuelas. Todos luchamos por un hueco en ese limbo, tener trabajo, bailar en los mejores sitios, rodeada de la mejor gente, hacerse un nombre, tener publicidad, tener suerte, y en definitiva, no rendirse.

Lo fácil es tirar la toalla. Amilanarse, apartarse. En un mundo donde todos perseguimos la notoriedad, el reconocimiento, muchas veces, lo más importante en juego es una cosa: nuestro corazón, nuestra ilusión, que nada encierre nuestro sueño en el cajón.

El corazón de una bailarina, me aventuro a decir, que tal vez sea una de las cosas más frágiles de este mundo, crean, se emocionan, salen al escenario, se dan a su público, se exponen, con el alma en carne viva a los demás, se dejan un poco de ellas en el ambiente, y se van más llenas de lo que venían.

Bailar y dar clase de danza, produce en mí ese tipo de satisfacción, una retroalimentación de conocimientos, de energía, de risas, de las ansias de aprender, con las ganas de enseñar, de mis alumnas, que se entregan a los movimientos, que las veo sonreir cuando ven que les salen los movimientos, que se sienten agusto, que están disfrutando del ambiente, de la música, de las compañeras.

La enorme gratitud que siento al poder vivir estos momentos, me lleva a pensar que el camino merece la pena, con creces, que las trabas del camino, sólo te hacen coger experiencia y dinamismo, que para el primero que bailas es para ti mismo, y luego para los demás.

Que tu mejor público es el más receptivo, y la mejor bailarina, la que sabe embaucar y sacar por unos instantes a la gente de sus mundos actuales.

Por ello, y por mucho más,
bailarina, no te rindas,
nunca dejes de bailar.

Jessica.

miércoles, 11 de noviembre de 2009

Like the Wind


Dejo mi nombre en la puerta,
Dejo la piel entreabierta
Me dejo llevar por la entrega,
Que se lleva a mi alma suelta…

Jessica.

jueves, 10 de septiembre de 2009

Clases de Danza del Vientre en Rivas


Clases de Danza del Vientre 2010- 2011
Miércoles, de 20:00 a 21:00 horas en Rivas Vaciamadrid
Casa de las Asociaciones, Avda del Deporte, s/n, al lado del metro.
Teléfono: 608 64 96 30

lunes, 7 de septiembre de 2009

jueves, 27 de agosto de 2009

Bellydance

Unas improvisaciones...

Sentirse libre, no hay pasos estipulados, no hay tiempos marcados, la música y tú vais construyendo algo, a fuego lento, despacio, crear desde el alma, desde la intuición, desde el abismo de no saber qué viene después. Desencasillarte, despeinarte, no juzgar ni tus movimientos, ni las secuencias, simplemente, abandonarte y dejarte llevar meciéndote sobre los brazos de la melodía.
Consiguiendo en cada respiración ese sentimiento de evasión y libertad...




sábado, 8 de agosto de 2009

Motivos para Sonreír

Cuando el día te levanta con una noticia mala, o poco agradable, necesito bailar, esta mañana, necesitaba enviar un poquito de energía a una persona muy importante para mí, y de paso, levantarme a mí misma, con motivo de esta necesidad, he hecho el primer videíto casero bailando, jeje, lo he subido para compartirlo con vosotros, espero que os guste y que os alegre el día, como a mí me ha pasado esta mañana cuando bailaba este tema, besitos cañeros.

Shukran.

domingo, 26 de julio de 2009

Mis Andanzas - Pequeño Currículum Jessica León

Desde muy pequeña, me incliné hacia el mundo de la Danza, el movimiento corporal, comencé practicando Gimnasia Rítmica, después comencé a bailar Jazz con Silvia Vega, donde estuve algunos años, enganchada por el Funky, las melodías R&B…Fue de alguna manera, el momento donde sentí que la danza tenía y tendría en mi vida, una gran repercusión, ya que a través de ella, sentía una alegría muy fuerte, de una manera vital y diferente.

Fue a los 17 años cuando descubrí la Danza Oriental, o Danza del Vientre, como también es conocida; desde siempre, había sentido una gran conexión, con la música que venía desde Oriente, y una amiga mía que bailaba Danza del Vientre me invitó a su exhibición, poco a poco fui adentrándome a esta Danza que tanto empezó a atraerme, de la mano de Victoria Ameijide, que me abrió las puertas a este mundo, a la Danza del Vientre, movimientos que siempre había sentido, pero que ahora empezaba a comprender de otra manera, a canalizarlos, explorarlos.

Seguí mi formación con Vicky, y empecé a ir a las clases de Shokry Mohamed, en su escuela de Las Matas, Shokry me hizo conectar con la Danza desde el sentimiento, desde una parte intrínseca, desde un prisma íntimo y mágico que nunca podré olvidar.

También debo de nombrar, por supuesto, a Eva Chacón, con la que continué mi formación durante otro gran período de tiempo, pura esencia, Eva, me introdujo en Egipto, desde la Danza, desde sus experiencias, desde su infinito cariño, dedicación, y admiración por este baile, me enseñó a respetar la danza desde otro punto de vista, como bailarina, me hechizó con su gran capacidad en todos los niveles, para hacernos conectar con la musicalidad y melodías árabes, cómo empatizar con según qué composiciones musicales…

Seguí formándome, recibí clases con Luchy López, y he aprendido con grandes figuras de la danza en distintos seminarios, con Farida Fahmy, quien me enseña siempre la elegancia y la finura de la Danza Oriental, con Mahmoud Reda, Nesma, Tuija René, Saad Ismail, Nawal Benabdallah

Actualmente también he seguido formándome con la maestra Gloria Alba, que me ha enseñado a conocer la técnica de esta danza, pensándola y diseccionando cada movimiento, y saber cómo ejecutar y desde dónde partir para llegar al movimiento.

Como bailarina, he actuado en distintos lugares como solista como: el Restaurante Árabe “La Rosa Del Desierto de Madrid, en el Restaurante Árabe “El Basha de Madrid, en el Restaurante Medina Mayrit, el Restaurante Árabe “La Princesa, la Tetería Casablanca”, en la Tetería Khan el Khalili”.

Como profesora comencé dando clases en el Centro Quirón, también impartí clases en el Gimnasio de la Universidad Rey Juan Carlos, en el Centro Agnya, y actualmente, doy clases en el Centro Cultural Fernando de los Ríos, en Aluche, y en la Casa de las Asociaciones, con la Asociación de Bailes de Salón de Rivas y en el Centro Juvenil de Pavones, Moratalaz.

Actualmente curso 3º en la Universidad Rey Juan Carlos la Licenciatura en Periodismo y compagino mis estudios con mi formación en Danza e impartiendo clases.

viernes, 10 de julio de 2009

El Alma de la Bailarina, pequeña reflexión.

Hay momentos por los que pasas en la vida, que te hacen reflexionar acerca de muchas cosas. El mundo de la danza, por si fuera poco te conecta, aún si cabe, más con tus emociones, con aquello que sientes, que necesitas, que quieres... No importa que edad tengas, hay gente que piensa que alguien más joven que él mismo/a no puede haber experimentado dolor, pérdidas, tristeza, llanto interno. No sé si conozco a personas más lindas por dentro que las bailarinas, personas sensibles, que un día mezclaron su alma y su cuerpo mediante la música y permitieron que ese hechizo las diera una oportunidad distinta de experimentar la vida en el mundo.

Últimamente, mi energía, cuando bailo se la mando a alguien muy especial para mí, queriendo con todas mis fuerzas, que ese torrente y esa felicidad que siento cuando bailo, le llegue un poquito, y sin querer todo se contagie por un momento de ello. Y hay veces, que el brillo de la bailarina, si te fijas, no se encuentra en su corpiño de lentejuelas, o en su fajín de pedrería, sino en sus ojos, que se encienden al bailar, en sus labios que se expanden en una sonrisa de gratitud y gozo, o en su cuerpo, libre y liviano.

Lo más bello, es cuando no sabes que paso está llevando a cabo, y tampoco sabes que vendrá después, lo más bello en la danza es la beatitud impresionante que te embriaga cuando ves que no puedes dejar de mirar cómo baila alguien. Cuando la bailarina escapa de sí misma, y hace "escapar" a los espectadores del mundo real.

El mundo de la danza no siempre es fácil, y los bailarines estamos demasiados expuestos a la crítica, al público, a la moda... El bailarín salta, y cae hincando sus rodillas en las tablas de un escenario, suda, gira, se tropieza, llora, ríe, ama, pero si se puede, con más intensidad, con la intensidad, de aquellos que para bailar como ellos necesitaban, tuvieron que quitarse las corazas que les venían ya impuestas, por eso, hemos de cuidarles, porque no olvidemos, que aunque no sea eficiente, no sea productivo o cotice en bolsa, la danza y la música siempre serán el mejor y tal vez, uno de los únicos alimentos para el Alma...

viernes, 3 de julio de 2009

Adrián Herrero


Era un bailarín argentino, afincado en España, que bailaba como nadie, era capaz de quedarme mirando sus vídeos de manera interminable, uno tras otro, ver como su cuerpo se torneaba y se partía siguiendo a la música.

La plasticidad de su cuerpo a merced de la melodía.

Hay veces que tienes la gran suerte de conocer a esas personas que sabes que nacieron para bailar, aunque para mí, Adrián "Danzaba", parece el mismo concepto, aunque tiene matices que escapan a la razón.

No bailaba por bailar, bailaba de aquella manera en la que sólo lo puede hacer alguien que necesita hacerlo para poder ser quien es.

Por segunda vez, siento que otra figura en el mundo de la Danza que me había llegado hasta el fondo del alma, parte hacia otro lugar, y es que, los grandes bailarines son tan etéreos, que vienen para traernos un pedacito del paraíso a la Tierra, y cuando nos deslumbran con su belleza, buscan otra vez sus alas para volver a replegarse en el cielo, danzando para siempre como lo que siempre fueron.



Ángeles...

Descansa En Paz.

sábado, 27 de junio de 2009

Actuación en la Tetería Samara de Madrid

Actuación hoy viernes, en la Tetería Samara, de Madrid, a las 23: 00 horas, situada en la calle Cardenal Cisneros, número 25, metro Bilbao.Os espero!!


viernes, 19 de junio de 2009

Monográfico de Danza del Vientre en Julio


MONOGRÁFICO DE DANZA DEL VIENTRE

Días: 20, 22, 27 29 de Julio
Hora: 20 a 21,30
Lugar: Casa de Asociaciones (Rivas- Vaciamadrid)
Nivel; Básico-Medio

Tlf: 615 618 188

E-mail: baile.de.salon.rivas@gmail.com

Anímate!


lunes, 15 de junio de 2009

viernes, 1 de mayo de 2009

El Llanto del Laúd...


Llorando anda el laúd,
la música vibrante de sus notas desgarradas,
hacen temblan las cuerdas de sus tripas...
La bailarina,
ahoga los cantos del instrumento,
bajo su cuerpo,
que parece que se derrite,
con el canto roto del sultán de los instrumentos...
Llora el láud,
¿Cuál es tu pena?
Que te rompes bajo lágrimas de amores imposibles,
y dolores indescriptibles...

Sé de que hablas...
Siento lo que siente ese laúd ahora mismo...
Parece que se va a partir su caja de resonancia,
que no puede soportar más el lamento tan callado,
tan tenue y a la vez,
tan inquisidor...
Nadie puede quedarse impasible bajo tu clamor...
Derrite los muros que levantan los corazones perdidos...
Bajo el influjo de tu música
los hombres lloran sus secretos,
nadie se resiste cuando el laúd le pregunta al alma,
si quiere sacar fuera algún dolor,
algún sentimiento,
alguna palabra que nunca supo llegar a los labios.

El laúd es el perenne enamorado,
la letra de sus llantos,
es un perenne "Te quiero".

Para que no se pierda el mensaje,
las bailarinas lo traducen con sus cuerpos...

Jessica.

martes, 21 de abril de 2009

viernes, 17 de abril de 2009

Mis Zapatillas de Baile




He aquí mis zapatillas de Danza, con las que voy a dar mis clases. Comunico su despido por no poder prorrogar más su utilidad en la actividad para la que fueron destinadas, las he tenido que tirar a la basura porque estaban literalmente desintegradas...

Agradezco los servicios prestados durante estos dos años, sus sucesoras están más nuevas y coloridas, pero nadie podrá sustituirlas ni reemplazarlas jamás.

Tantos días de invierno que han aislado mis piececitos del frío suelo, en algunas aulas de baldosa...

Estreno nuevas zapatillas, pero jamás olvido lo andado con estas zarrapastrosas lonas bajo mis pies, que se ha llevado las astillas por mí, el gélido mármol por mí, y me han dado tanto calor...

Recuerda el calor que te han dado esas cosas, aunque ya no estén contigo...

miércoles, 28 de enero de 2009

Bass Ahlam - Sólo Sueños

¿Por qué bailo?


Bailo sin querer, sin poder evitarlo, bailo porque es de la manera a la que sé llegar a los demás, y es una de las formas en las que me encuentro más próxima a mí misma, dejo mi nombre, mis apellidos, mi historia personal, mi credo, mi apariencia, mi reputación... Dejo atrás las puertas que no se abrieron, y despliego las alas hacia los grandes ventanales que se expanden en mi dirección.

¿Por qué bailo?


Bailo para olvidar, para recordar, para emocionarme, para perderme en la travesía de sentimientos, para encontrarme, para obtener respuestas, para encontrar las fuerzas, para desinflarme.


Porque es mi mejor aporte vitamínico, porque me equilibra, porque me nutre, y me hace sentirme integrada en el mundo.


Cuando pensé en hacer este espectáculo fue por eso, no pensé en un para qué, sino en un por qué, parecen similares ambos, pero son muy distintos, tienes connotaciones adversas.

Bailé mis canciones preferidas, disfruté como una niña, y sonreí como cuando eres pequeño y todo son juegos, crecemos y nos olvidamos de jugar, de compatir, de repartir.

Cuando pensé en este espectáculo, me recreé en los juegos, en los sueños, en compartir con los demás, y desde mi prisma, algo que jamás se agota al compartirlo, es la danza, sino que la vibración que siente quien baila se contagia al resto de las personas que empatizan en ese momento contigo.


Hoy lo quiero compartir con todos vosotros.


Gracias.

"Sólo Sueños"...