martes, 12 de noviembre de 2013

Espectáculo de danza del vientre en el Restaurante Paraíso del Desierto

Os dejo un nuevo vídeo bailando danza oriental en el Restaurante marroquí "Paraíso del Desierto".
Actuaciones todos los fines de semana, os esperamos.



sábado, 26 de octubre de 2013

Clases de Zumba en Rivas

Esta nueva modalidad de baile aeróbico, nace utilizando música con ritmos latinos (merengue, cumbia, salsa...) es una mezcla de pasos libres y enérgicos, que aúnan baile, música muy divertida y pegadiza, una forma de hacer deporte y moverse de forma amena y entretenida, no dudes en probarlo, porque sin duda, repetirás...

Martes de 8 a 9 en la Casa de las Asociaciones de Rivas Vaciamadrid. Precio: 20 euros


Viernes de 6 a 7 en FisioRivas, situado en el centro comercial Santa Mónica, Calle Aloe, s/n, teléfono: 914991422


sábado, 5 de octubre de 2013

Isadora Duncan y el rechazo al ballet

En mi barrio han erigido una calle en honor de Isadora Duncan.
Estaría encantada de vivir en una calle con este nombre, por lo que significó en su día esta mujer para mí. A través de su autobiografía: "El arte de la danza y otros escritos".
En esa obra Isadora mostraba su oposición total al ballet francés de la época y reivindicaba una danza libre, que se adaptara al cuerpo de las mujeres y no al revés. Veía la danza clásica como una disciplina ardua y deshumanizada. La técnica de esta danza acababa por deformar las articulaciones de las bailarinas y se basaba primordialmente, en el dolor.  Ella apostaba por una danza descalza, por usar vestidos y atuendos vaporosos que dejaran fluir los movimientos sin encorsetar el cuerpo de la danzarina. Isadora Duncan encandilada por el piano de su madre, fue la precursora de la danza moderna, creó una escuela donde enseñaba esta modalidad y escudriñó un nuevo concepto en el campo de la danza.
Fue lo mejor que pude leer con 17 años, porque me di cuenta, de que cada cuerpo y alma necesitan un baile y una música distinto, una cadencia, un movimiento, cada instrumento una partitura, y cada zapato su horma.
Por eso, me encantaría vivir algún día, en la calle Isadora Duncan.

Jessica.

martes, 1 de octubre de 2013

Remedios contra la Crisis


Puede que haya crisis,
que no tengamos ganas de muchas fiestas,
de salir,
de nada.
Pero aún nos queda la música,
aún nos quedan los ritmos,
aún nos queda el cuerpo para hacerlo sonar al unísono.
Aún tenemos cosas por celebrar,
aunque sea el mero hecho de seguir vivos,
de seguir luchando,
que nada nos doblegue.
Que nada nos deje en silencio.
Parados.
Que nada te quite,
tus ganas de bailar.



Jessica.

martes, 24 de septiembre de 2013

Condromalacia rotuliana, patines y danza del vientre

A priori, estos tres conceptos parecen totalmente independientes entre sí, pero están más relacionados de lo que parece.
En mi caso, todo tuvo que ver entre sí. Antes de empezar a bailar, mi pasión fueron los patines en línea, unos "Rollerblade" que me regaló mi tía por un cumpleaños.
Fueron mis compañeros durante mi niñez y parte de mi adolescencia. Yo era la única chica que patinaba en las ollas del polideportivo, las dunas de asfalto acunaban mis días y entre hip-hop, grafittis y ruedas yo era feliz. Pero tras una dura caída que paré con mi rodilla todo cambió. Lo que en ese momento fue un dolor, desarrolló lo que me diagnosticaron después: condromalacia rotuliana. Andar me dolía, bailar (en ese momento bailaba hip-hop, funky y contemporáneo) de igual manera, o aún más. La rodilla me fallaba y no tenía ninguna fuerza. Cuánto más le pedía a mi articulación, menos me daba, más demandaba descanso y reposo, y eso con mi nervio constante, mi dinamismo y mi energía, era un suplicio.
Dejé el baile un año para recuperarme, veía que no podía seguir el nivel de las clases y cada vez me sentía más frustrada y decaída, cuento esto porque entiendo perfectamente cuando una alumna se siente agobiada con un paso, no le sale algo, o tiene una lesión que la impide llegar donde ella querría en un primer momento, pero también lo comento para que sepáis que con la técnica y la dedicación correcta todo se puede lograr y que la solución no es dejar de bailar.
Al año siguiente (nada pasa por casualidad), la vida me puso la expresión corporal en el camino, que me dio carta blanca para bailar "sin dolor", el límite era impuesto por cada bailarín y era una danza adaptada a cada fisonomía y capacidades. También conocí la danza oriental y vi que la rodilla no solo no se resentía, sino que cada día la sentía más fuerte.
Siempre que alguien me comenta que tiene esta dolencia le hablo de mi caso, y que en mi circunstancia fue totalmente beneficioso.
Espero que nadie se quede sin bailar, hay estilos para cada  tipo de persona y aptitudes.

miércoles, 11 de septiembre de 2013

La Compañia Sándalo presenta "Sueños de Oriente" en Octubre

Empezando los ensayos con la Sándalo Compañía de Danza el día 12 de octubre en la Sala Covibar participaremos con más compañías de danza oriental en el espectáculo de Amir Sergio Danza y el día 19 de octubre estrenamos una nueva producción: "Sueños de Oriente", un lugar donde volver a ser niños y dejarnos embaucar por la fantasía arábica...
Coreografías distintas, vestuarios nuevos, nuevas propuestas que hacen reales el elenco de esta compañía.
Que nadie se quede sin su butaca, porque "Show must go on", pero siempre gracias a vosotros.

jueves, 22 de agosto de 2013

Dina, la última bailarina egipcia

Cuando empecé a bailar, devoraba  los vídeos de Dina, me parecía la extrema expresión de la delicadeza más sutil, de la sensualidad, y de la danza más intensa y concentrada que he visto en una bailarina, con movimientos implosivos, contracciones, que condensan los movimientos en su vientre, en su pecho y cadera.
Es una bailarina que ha creado un estilo nuevo, el "estilo Dina", una mezcla entre una técnica diluida en una improvisación constante, jugando con los cambios de peso, saltitos y jugando con la picardía en su expresión y sus constantes guiños llenos de complicidad con el público.
Dina, a día de hoy es la bailarina egipcia más importante en activo, y con más fuerza, baila en los grandes hoteles del Cairo, imparte clases magistrales en el festival de Raquia Hassan "Ahlan wa Sahlan" y a nivel internacional.
Hay un dicho egipcio que describe a la buena bailarina y es la siguiente y es lo que me alucina de ella, el dicho es el siguiente: "La buena bailarina es la que puede bailar sin salirse de la baldosa", y Dina, lo consigue, por eso es hipnótica.

lunes, 12 de agosto de 2013

Danza Tribal

Este estilo de danza es una creación contemporánea que bebe de la danza oriental, se utiliza otro tipo de música, los movimientos suelen ser más definidos y delimitados.

Dentro de este estilo existen el tribal fusión y el tribal ATS que proviene de Estados Unidos.

Tribal Fusión:

Se utilizan técnicas como el popping, locking, isolations, que son técnicas que provienen de otros bailes urbanos y que proporcionan una exactitud a los movimientos y un carácter más fuerte, que se combinan con unos brazos muy ligeros y más cerca del cuerpo que en el estilo oriental, los codos siempre buscan la cercanía al cuerpo que en el estilo clásico.
La máxima expresión de esta danza bajo mi punto de vista está en las manos y la gran técnica de la estadounidense Rachel Brice, Sharon Kihara o Mira Betz.

Tribal ATS:

Este estilo fue propulsado por Jamila Salimpour, de Estados Unidos, el sustantivo de tribal en este caso se refiere valga la redundancia al sentimiento de las tribus, que trasciende al escenario donde se actúa grupalmente, muchas veces con agrupaciones ya estipuladas y donde se erige una líder a la que siguen las demás. las músicas derivan del legado romaní y gitanas del este de Europa y como elementos se utilizan los crótalos y la espada.





martes, 30 de julio de 2013

Las ventajas de estar en una Compañía de Danza

A raíz de formar parte de una compañía de danza oriental me he dado cuenta de muchísimas cosas.
La primera de ellas es que ser parte de un ballet es una fuente incesante de aprendizaje, de humildad y de trabajo en equipo. Cuando empiezas a ser profesora, como es mi caso, empiezas una carrera en solitario tanto como pedagoga como bailarina solista, trabajas con grupos y tus alumnas ahondan en este trabajo en conjunto pero tú lo vives más desde fuera aunque puedas participar en alguna coreografía con ellas.
Cuando empecé en la compañía, encontré en mis colegas de ensayos mucha profesionalidad, humanidad y sobre todo estilos y técnicas distintas de las que me nutro día a día. Si en el mundo laboral la competitividad está a la orden del día, en el campo del baile se multiplica, por eso, tener compañeras que a parte de bailar sean consejeras y te apoyen porque ellas han tenido experiencias similares muchas veces, es un gran colchón y el mejor elixir para seguir adelante. Formas de coreografiar distintas, músicas nuevas por explorar, conocer otros tipos de elementos e integrarlos... A mis ojos, todo son ventajas. Si es verdad que por otro lado, son muchas horas de entrenamiento para fijar las coreografías, el carácter que quieres imprimir en las mismas, "limpiar" brazos, giros, para que haya una uniformidad... Nos perdemos muchos sábados, domingos, cuando en vísperas de alguna función la máquina (cuerpo) no para y se hace un sprint final agotador a veces, tanto físico como mentalmente., pero merece la pena, porque como siempre pienso: "que nos quiten lo bailao', lo aprendido y lo disfrutado".

Mi consejo es que si te vinculas a un grupo de danza los principios sean afines y las metas que se quieran alcanzar comunes y que siempre haya comunicación entre los/las componentes para evitar contratiempos.

Las cosas buenas de la vida, compartidas son mejores, por eso, las compañías y los grupos de baile son un gran germen para crear cosas grandes.


Jessica.


martes, 23 de julio de 2013

Diferencia entre Maestros y Profesores

Sin denostar a ninguna de estas dos figuras, querría hablar sobre la diferencia entre ambas bajo mi punto de vista.
Creo que todos en la vida hemos tenido estos dos tipos de docentes, no creo creo que uno sea mejor que el otro, pero si aportan cosas distintas en la vida de cada uno.

En mi caso he tenido más profesores que maestros, hay que tener algo especial para ser maestro, es más fácil ser profesor que maestro, el profesor se queda en una capa más superficial del aprendizaje, más técnica y más visible, el maestro, suele profundizar más en el conocimiento. El maestro crea un mundo nuevo al alumno, aporta algo más a la disciplina en cuestión, una esencia distinta, ese algo que alumno le motiva a seguir, a evolucionar, a retarse a sí mismo, a seguir buscando.

Con un maestro intentarás seguir unido aunque ya ni recibas sus clases, y con un profesor el vínculo es distinto, digamos que lo que te ha enseñado lo puedes encontrar en otros sitios. No tiene nada que ver el precio de las clases, por cierto. Personalmente, he asistido a cursos carísimos con profesionales que para mí han sido profesores y cursos muy baratos con gente que ha significado una piedra angular a nivel cognitivo y personal, así que, intentad no guiaros por ese patrón nunca.

Ah, sí, otra particularidad es que a los maestros es muy difícil olvidarlos, piensa en alguien que te haya enseñado, suelen ser personas que nos enseñan no sólo una base, sino que nos dan unos cimientos de comportamiento ante ciertas cosas, una actitud y una forma de tomar cualquier situación, eso es lo que diferencia a un maestro de un profesor, al primero jamás lo olvidarás y nunca querrás que salga del todo de tu vida porque siempre puedes seguir aprendiendo...


Jessica.


lunes, 17 de junio de 2013

"Sobre las caderas de la mujer se mecen las estrellas."

El otro día vi a una bailarina,
me encantó.
Me sacó a bailar y sonreía.
Entendí la frase que creo que leí en algún libro Shokry Mohamed:
"sobre las caderas de la mujer se mecen las estrellas."
Para ser sinceros, no había comprendido el significado de tal frase hasta el otro día.
Creo que cuando bailan las caderas llenan de de cierto fulgor a las mujeres y al brillar nosotras, somos capaces de iluminar la realidad.
El día gris o la noche oscura.
Por unos instantes,
acompañada de mis alumnas y unos tés de hierbabuena,
dejé de ser bailarina, de ser profesora,
de ser yo.
Fui solo espectadora,
algo que de vez en cuando, también se echa de menos.
Y de repente !las vi!:
las estrellas.
Llenando el local, llenando los espacios, el vacío, las incertidumbres y las brechas.
Sin saber si ella bailaba la música o si la música era orquestada bajo el influjo de su cuerpo.
Y de repente,
dejé de ver un cuerpo bailando para ver un alma en danza.
No quería impresionar, y eso es lo que más maravillaba,
no quería destacar,
no quería ser más que nadie.
No quería ser más que una bailarina y compartir,
su cuerpo se convirtió en lienzo y la melodía en brocha.
Todo se disipó y la luz cegó cualquier atisbo de negritud,
de duda, de incertidumbre y trazó el mapa de la vida desde la percha de su falda.
Tras cielos inertes aún quedan luceros adheridos a los más humildes fajines de monedas, la mejor cuna para ver al universo bailar.

Jessica.

domingo, 2 de junio de 2013

La Mejor Bailarina de Danza Oriental

La mejor bailarina no es la que mejor vestuario tiene.
No es la que en más sitios baila.
La mejor bailarina no es a la que más aplauden.
La mejor bailarina no es la que más sonríe.
La mejor bailarina es la que innova,
la que se atreve,
la que es capaz de emocionar,
de remover a la gente que la mira.
No es la que hace gala de gran virtuosismo.
La mejor bailarina no es a la que más le brilla el traje,
sino la que brilla hasta con atuendos más sobrios,
la que tiene luz hasta sin focos.
La que te embelesa desde principio a fin.
La que sabe sonreír, y turbar el gesto.
La que es capaz de bailarle a la alegría,
y a la tristeza.
A los hombres, a las mujeres.
y a los niños.
La mejor bailarina es la que baila,
no para que la miren,
aunque sea mirada,
la mejor bailarina es aquella que recuerdas la esencia,
lo profundo,
y no su técnica,
que es el medio y no el fin.
La mejor bailarina es la que no sabe que lo es,
y tú, que me lees, no sabes aún,
que eres,
la mejor bailarina.
Porque la mejor bailarina no se compara con nadie,
sino consigo misma.
Por eso es la mejor.
Jessica.

viernes, 31 de mayo de 2013

Por qué y Cómo me hice Profesora de danza oriental

Lo primero que debo decir, es que fue algo fortuito y casual.
Nunca me planteé ser profesora, ni siquiera ser bailarina. Me sentía genial bailando y eso para mí ya significaba una gran meta.
Fue surgiendo poco a poco.
La gente allegada sabía que recibía clase de bellydance y me decían: "Oye Jessi, ¿te animarías a dar clase aquí o allá? Yo aceptaba encantada de la vida y al principio accedía siempre y cuando fueran grupos de iniciación.

Reconozco que empecé prematuramente quizás a dar clase, empecé en 2005 a bailar y en 2006 a dar clases. También con un gran esfuerzo por mi parte, pues asistía a tomar clases con Vicky y con Shokry en las Matas. Es decir, clases los lunes, martes y miércoles, más los jueves y martes que las daba yo.

Una de las personas que más me han enseñado a dar clase han sido, cómo no podía ser de otra manera, mis profesores. También he de decir, que a veces, sobre todo cuando empecé y no conocía mucho este "mundillo", he asistido a clases con docentes donde no he vuelto, donde no tenían paciencia ni pedagogía, ni humildad y se reían si no salían los movimientos, no diré donde porque no es mi ánimo difamar a nadie, pero en estos casos también he aprendido qué cosas no hacer nunca y que tratos no quiero llevar a cabo con la gente que se pone en nuestras manos.

Un curso que también me ayudó muchísimo y sin duda recomiendo, es el Curso de Profesoras que hice con Gloria Alba una gran transmisora de la técnica y los cimientos de esta danza, y que sabe cómo sacar cada movimiento.


martes, 28 de mayo de 2013

La danza, mi único patrimonio

Dedicado a todas vosotras, a mis alumnas, vosotras que me habéis enseñado tanto.
Sin vosotras, hubiese sido muy complicado haberme convertido en lo que más satisfacciones me ha dado en la vida, ser profesora de Danza Oriental.

En muchos momentos de mi vida, como en la de todos, ha habido momentos bajos. En ese momento uno de los pilares que siempre me han sostenido, ha sido la danza.
Desde ese momento, me di cuenta, de que eso tendría que ser una constante en mi vida. Como ducharse por las mañanas, y cenar por las noches, un acto de higiene física y mental.
Una pastillita de buen humor que hay que tomar a pequeñas dosis pero todos los días.
Hice un acto de compromiso hace mucho, me casé con la danza y quise que mi amor diese sus frutos a través de mis clases y actuaciones. Quería conseguir regalar a los demás un poquito de esa alegría que un día se implantó en mis entrañas, inoculándome una dosis de agradecimiento y deuda vitalicia.
Espero nunca poder dejar de pagar con mi sudor y energía todo lo que esta disciplina ha sabido contagiarme a mí.
Baila para ti siempre, y luego comparte esa esencia con los demás, ese legado es lo importante y mi único patrimonio.

Jessica.

martes, 30 de abril de 2013

Día Internacional de la Danza

Ayer, 29 de abril, fue el Día Internacional de la Danza, no tuve tiempo para escribir ningún "post" porque paradógicamente estuve dando clases de danza. El lunes es cuando más clases tengo y me estuve acordando todo el día de esta fecha. Creo que es un día especial para todos los que nos dedicamos profesionalmente o   constituye una afición especial.
Es un hábito, a veces una adicción, pero siempre sana y saludable.
Aprovecho para dejaros algo que he escrito destinado a la Danza, para expresar la gratitud que siento por este arte:


La danza ha sido esa amiga,

esa amante,
una disciplina,
un arte.
Un modo de vida.
Lo ha sido todo.
Por eso,
estoy en deuda con ella.
Por eso decidí enseñarla.
Difundirla.
Mostrarla.
Porque nos comprometemos con aquello que nos sostiene,
que nos hace ser quien somos.
Nos hace ser grandes, fuertes y valientes.
Gracias a la danza,
que me ha dado tanto.

Jessica.

miércoles, 10 de abril de 2013

Actuación de Jessica León en el Restaurante Paraíso del Desierto


Actuaciones de la bailarina Jessica León de Danza del Vientre los fines de semana en el Restaurante Paraíso del Desierto de Madrid.

martes, 19 de marzo de 2013

Bailar Danza Oriental con tacones o sin ellos

Siempre cuando vamos a bailar, a poner una coreografía ante los focos, mucha gente me pregunta qué es mejor, si bailar descalzas, con tacones, con bailarinas, o zapatillas de ballet.
Mi consejo es siempre que se pueda bailar con el pie desnudo, siempre me ha parecido más natural y orgánico, ya que uno siente el suelo bajo sus pies y la sensación es más viva, es verdad que en el estilo de danza oriental egipcio, el que más he estudiado yo, la costumbre es bailar sin calzado, a diferencia del estilo libanés, que sí usa tacones para bailar.
Yo empecé a usar tacones a raíz de bailar en teterías y restaurantes, primero por razones de higiene y seguridad, ya que se baila en suelo donde cae comida, bebidas, suele ser un suelo de loseta frío y a veces hay algún cristal, que he estado a punto de clavarme en alguna ocasión...
Mi experiencia con tacones ha sido siempre satisfactoria, desde que me hice con ellos, me enamoré del cambio de forma de bailar que aportan. A mi juicio, se gana un carácter más estilizado y distinguido, los golpes de cadera son más nítidos, ya que al subir el talón con el tacón, tenemos que imprimir menos fuerza a las rodillas, que son las que ejecutan los golpes de cadera, sobre todo, ayudan para la ejecución del shimmy.
En contraposición, bajo mi punto de vista, dificultan los movimientos ondulatorios de cadera, como ochos, círculos de cadera, camellos de esa zona.
De todas formas, mi consejo es que probéis con y sin ellos y comparéis por vosotras mismas, ya que cada cuerpo, fisonomía, tienen unas necesidades distintas, y en cada ocasión os parecerá mejor de una manera o de otra, pero sin duda, aunque no los uséis siempre, os animo a que experimentéis con ello, os darán nuevas sensaciones.
Como ejemplo de danza oriental con tacones podemos tomar a la bailarina turca Didem, y si queréis ver una bailarina que baila descalza sin duda un buen ejemplo lo podéis ver en la egipcia Dina.

martes, 12 de marzo de 2013

Lo que hay detrás de un escenario

Hay trabajos y trabajos. El baile es muy ambivalente, un día estás arriba, en la pompa, en la pomada, con un montón de actuaciones, y otro, metafóricamente hablando, te hallas algo perdido, sin saber muy bien a qué puertas llamar.
A veces he tenido que escuchar: "te quejarás del trabajo que tienes, anda lo que yo daría por cambiarlo por mi oficina", a lo que yo suelo responder que está genial y no lo cambio por nada, pero, que muchas veces el trabajo de dar clases o el trabajo del escenario, viene precedido por muchas horas de formación, ensayos, entrenamientos, inversión en un vestuario y elementos.
No es llegar un día y ponerse a bailar, como el que se pone a cambiar cromos, para todo hay un "antes" que a veces no se ve.
Tener que dar una clase con gripe o fiebre, ir a bailar al restaurante con tortícolis...
El escenario, además, no es un sitio fácil, uno está expuesto, vulnerable, en el ojo del Huracán, o cuando sales a bailar en un restaurante o tetería donde la gente está realizando otra actividad, hay otra predisposición, distinta al espectáculo en un teatro o escenario.
Cuando veas a una bailarina bailarín, antes de juzgar su trabajo, piensa que para llegar ahí, ha hecho falta esfuerzo físico, metal, moral y económico.
Es algo más elaborado que ponerse el "traje de luces y salir" a darlo todo, que también, pero es algo con una gran labor detrás, eso que no se ve tan fácilmente.


viernes, 1 de marzo de 2013

Nuevas clases de Danza del Vientre en Rivas



He recibido en este tiempo, desde que hemos empezado el curso, llamadas pidiéndome clases los sábados por las mañanas, porque hay gente que no podía asistir a las clases entre semana.
Así pues, me he decidido a abrir un grupo los sábados por la mañana en Rivas-Vaciamadrid.
¿Quién se anima?

Ensayos de Danza Oriental

El backstage de la bailarina además de ser un ambiente lleno de lentejuelas, velos y pañuelos también tiene una parte esencial para salir al escenario, el pre- parto digamos, en otras palabras, los ensayos, es decir, todo el entrenamiento que tiene detrás una coreografía.
Os muestro un momento de ensayos o rehearsal bellydance que diríamos en inglés.
Espero que os guste.

miércoles, 13 de febrero de 2013

Consejos para Bailarinas

A veces cuando empezamos a bailar, como cuando nos iniciamos en cualquier técnica, estamos al principio un poco perdidos, y es normal.
Os dejo aquí algunos consejos que puede que os sirvan y os vengan bien, aunque no es algo estudiado ni refutado bajo ningún experimento, es mi propia experiencia y lo que me ha venido bien a mí hasta ahora.

1. Estira.
Aunque parezca un tópico este epígrafe, es necesario este punto, el cuerpo es nuestro material de trabajo e igual que un coche después de una helada no lo arrancamos inmediatamente sino que activamos su electricidad y dejamos que los calentadores calientes el combustible, con el cuerpo para igual, hay que templar músculos, ligamentos y tendones. Es verdad que alguna vez bailamos sin hacerlo, por ejemplo  cuando bailas en un restaurante por la noche en el caso de las bellydancers. Normalmente, te cambias en un lugar poco espacioso, en mi caso la mayoría almacenes donde haces equilibrios  para vestirte, por lo que encima no vas a ponerte a estirar.
Llegar corriendo a una clase que ya está empezada es otro peligro. Si vas desde la universidad o el trabajo y no puedes llegar antes, procura estirar después de la misma más a conciencia.



2. Aliméntate bien.
Siempre deberíamos hacerlo, pero más especialmente si dedicas un esfuerzo físico para el baile.
Frutas, en zumo si te es más fácil tomarlas, y en especial, plátanos, que con su alto contenido en potasio regula el buen funcionamiento de músculos y nervios.
Pasta, a mí por lo menos, sin saber por qué ya es algo que "me pide en cuerpo". La pasta y los cereales son carbohidratos y aportan mucha energía al cuerpo.


3. Bebe y mantente hidratado.
Este punto también parece evidente en la vida de todo ser vivo, pero sobre todo, vuelvo a incidir, es importante si bailas ser consciente de que pierdes más líquidos que con otras actividades más sedentarias, los zumos, el agua, o refrescos son mi apuesta, aunque los refrescos gaseosos por ejemplo los recomiendo después de bailar y nunca antes si puedes evitarlos por la cosa de que nos movemos y las burbujas las carga el diablo.
Un consejo más personal, algo que suelo hacer yo al menos, es tomar un poco de té de hierbabuena entre clase y clase. Es una bebida calentita que no es agresiva para el cuerpo y el cambio de temperaturas, hidrata y ayuda a eliminar muchas toxinas, aparte de esto contiene una gran fuente de teína que da muchísima energía, algo natural y no tan agresivo como otras bebidas energéticas.



martes, 22 de enero de 2013

Espectáculo Bellydance en Rivas-Vaciamadrid

Una producción de de danza oriental que la "Compañía Sándalo" con Victoria Ameijide en la dirección, ofrece en primicia en el centro cultural Federico García Lorca, de Rivas-Vaciamadrid, Madrid.
Todos los ingredientes y doce estupendas bailarinas para recrear los enclaves de medio oriente y hacernos viajar por un rato al lugar de donde proviene este maravilloso baile.
Entradas a la venta en la taquilla del centro cultural dos días antes de la función.
100% recomendado.

miércoles, 16 de enero de 2013

Solo de Percusión con Héctor el Turko

El pasado sábado hice un pequeño espectáculo acompañada del gran percusionista Héctor el Turko.
El evento tuvo en la Sala polivalente del Centro Cultural Federico García Lorca de Rivas, fue un placer el poder colaborar con este artista formado en percusión turca y egipcia y que sin duda dio otra vida a la muestra oriental coloreando con su directo la danza y la energía del ambiente. Me encanta de vez en cuando contar con la ayuda de los músicos porque creo que son espectáculos diferentes, más vivos e interactivos, más puros.

Gracias a todos por asistir y apoyar con vuestra presencia estos eventos, que sin vosotros no serían nada.




lunes, 7 de enero de 2013

Actuación de Jessica León con Héctor el Turko

Actuación de Jessica León y la colaboración de Héctor el Turko en Rivas Vaciamadrid, este sábado 12 de enero.
Nada mejor para mostrar la danza oriental en estado puro que la interacción entre la darbouka del percusionista y el instrumento de la bailarina que como diría el poeta Khalil Gibrán, habita en todo su cuerpo.
Una noche para dar una pequeña pincelada al directo y a la improvisación frente a la tabla egipcia.
Empezamos a las 12 de la noche, os esperamos.