sábado, 31 de julio de 2010

Mi Página Web


Información de clases, horarios, actuaciones, vídeos...

sábado, 17 de julio de 2010

La Rivalidad en la Danza

Hace falta el descanso.
Es necesario, y a veces, casi obligado.
Ser capaz de respirar profundamente, y encontrarte por unos instantes.
Torres más altas han caído.
No olvides que la altura es espectacular y a la vez igual de peligrosa.
En el colegio se nos enseña literatura, matemáticas, historia (tal vez) pero nunca valores fundamentales como el civismo, la equidad, la justicia, o, a mí parecer uno de los más importantes, la Humildad.
Humildad siempre escrito con minúscula, pero no por ello es menos importante, elijo el camino de la escucha y la espera. Elijo el camino más largo, evitando pisar a nadie para comerme su cachito de terreno. Elijo dormir bien por las noches, e irme a la cama con la tranquilidad de aquel que no ha ofendido a nadie durante el día.
Hay gente que "ma-ta" por lo "suyo", cosa paradójica, porque, si fuese "tuyo" no haría falta arrasar para arrebatárselo a nadie...
En un país donde aplaudimos la mediocridad enchufados a la cadena basura, una y otra tarde, aprendemos a desempeñar nuestro propio programa diario. Si no hay culebrones, los creamos, si no hay nadie a quien linchar, lo inventamos, y creemos que después todo será como en el programa, la gente aplaudirá y pensaremos por unos momentos de gloria que vencimos al "adversario".
Te irás al lecho pensando que todo el mundo te odia y cada día tendrás que dar un girito de tuerca a tu malévolo plan para seguir en el candelero sensacionalista que has hecho de tu vida.
Lo mío nunca fue el circo, sino la Danza, y sólo elijo, luchar sobre un escenario, enfrentarme en sus tablas, dar lo mejor de mí, y al bajarme ponerme mi abrigo de persona mundana e irme como llegué.
Mis pies sólo pisarán el suelo donde baile, y no los cuellos de otros que busquen lo mismo, prescindiré de devolver lo malo que se me dio algún día porque decido cada día la persona y bailarina que quiero ser.
Seleccionaré mi vestuario, mi música, y seré yo, quien diga que paso debe continuar después de otro.
Señores, no todo vale, no todo es gratuito y no hablo de dinero.
Y sobre todo, en la vida, no todo es promover circos, sino grandes actuaciones encima de donde han de suceder, y no fuera.

viernes, 9 de julio de 2010

Intuiciones


Y de repente lo supe.
Ése era mi sitio. Quería bailar allí y aprender de esa persona. Algo me decía que me quedaría entre el candor de esas puertas durante un tiempo, y que descubriría muchas cosas de mí misma en ese trabajo, en ese tramo.
A veces hago caso a mi intuición, la mayoría de las veces. Me guío por esa corazonada, por ese impulso, por esa vocecita interior que me dice: "por ahí es".
Tal vez a veces no se den las cosas como me hubieran gustado. Pero jamás dejo de aprender de lo bueno y malo que sucede en esta travesía.
Quedarse, irse, comprometerse.La danza es un compromiso, un compromiso con la misma, y con uno mismo.
Aprender por un lado, llenarse, renovar conocimientos, henchir los pulmones de aire nuevo.
Por otro lado, expirar, soltar lo aprendido, enseñar, reciclar el saber y brindarlo a otras personas.
Todo es empezar.
Tal vez, no sepa dónde termina nunca esto.No es un camino lineal.
La danza, es sinuosa, atípica, pasional y visceral a veces.
Por tanto, también se transmite al bailarín, su vida, los momentos por los que atraviesa, sus ganas de quedarse, de establecerse, de subirse a un escenario, de presentarse ante una multitud y sonreír desde la calma.
Sentir que es tu lugar, y mantener el norte y la brújula impecable, para proseguir el rumbo.
Muchas veces eres incapaz de vislumbrar el final de un camino, pero puedes ver el principio.
Quédate con lo que puedes ver. Con lo que puedes abarcar.
Y baila despacio.
Para ti.
Por un momento...